Renault Clio 1 1990-1998

 

Clio 1 fase IEl Renault Clio se presentó oficialmente a la prensa el 24 de abril de 1990 y comenzó a venderse en España a finales de ese mismo año, siendo el sucesor que planteaba Renault al Supercinco en el segmento de los utilitarios, además del primer modelo con el que la marca abandonaría el tradicional nomenclatura numérica de sus modelos. Como su predecesor, tuvo un gran éxito en el mercado gracias a que, con unos precios contenidos, era un coche muy práctico, con una amplia gama de motores y un diseño agradable, por lo que sería nombrado Coche del Año en Europa en 1991.

En comparación a su predecesor, el Supercinco, el salto era sustancial, tanto por el diseño, que conservando unas líneas bien definidas logró que, incluso hoy, no parezca un modelo muy desfasado, como por sus soluciones mecánicas, que representaban un gran avance con la inclusión en la gama de motores más modernos y un chasis más efectivo. Todo esto sin olvidar el salto en habitabilidad que le permitían sus 10 cm. más de distancia entre ejes, lo que hace que pueda acoger a cinco ocupantes con relativa comodidad.

Clio 1 fase IILa mayoría de los Clios que se vendían en España se fabricaban en la planta de FASA en Valladolid, si bien algunas versiones eran fabricadas en Francia e importadas a nuestro país. Se diferencian fácilmente por la placa identificativa de la parte frontal del capó, que en las versiones francesas tiene la inscripción “Regie nationale des usines Renault”.

La gama de motores era la normal para a un vehículo utilitario como en principio estaba planteado el Clio; al principio con hasta 92 cv, pero poco después aparecería la versión 16v, que sobresalía con un motor 1.8 16v de 140 cv, ambos ejes ensanchados y parte de los elementos mecánicos diferenciados. Con unas aletas sobredimensionadas de fibra (las del resto de modelos eran de chapa) y un parachoques y capó específicos, con una gran entrada de aire al motor, presentaba un aspecto mucho más agresivo, además de ser más efectivo en carretera.

Clio 1 fase IIIConstruido sobre un chasis autoportante, el Clio equipaba una suspensión delantera tipo McPherson independiente y un esquema trasero típico de Renault con barras de torsión, que es igual en todos los modelos a excepción del 16v y Williams, que cuentan con un eje trasero 3 cm. más ancho y un esquema de barras de torsión diferente con una estabilizadora más ancha. La suspensión trasera, a pesar de no ser especialmente buena, estaba en la línea del resto de vehículos de su segmento y de otros mayores.

Todas las versiones montaban discos de freno delanteros, si bien los del 16v y Williams eran de mayor diámetro (258,5 mm.) y ventilados. El resto montaban discos delanteros de 238 mm., al principio macizos, aunque con los motores 1.4 y 1.7 se podían pedir en opción del mismo tamaño pero ventilados. En la fase 3 se montarían ya ventilados de serie en todas las versiones.
Los frenos traseros eran de tambor en casi todos los modelos, excepto en el caso de los RSi, 16v y Williams que contaban con discos en las ruedas traseras, aunque más pequeños en el caso del RSi.

El modelo se comercializó en versiones de 3 y 5 puertas y durante su comercialización, sufrió dos lavados de cara por lo que se distingue entre 3 fases diferentes, principalmente diferenciables exteriormente por los grupos ópticos y las calandras:

Montó, a lo largo de su historia, los siguientes motores:

Todos los derechos sobre el texto reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de sus autores.